Ejercicio. Posesión – 8vs8 + comodines

Esta semana volvemos a traer una tarea para trabajar la posesión de balón. Como ya hemos visto en este blog semanas atrás, son muchas las cuestiones contrapuestas que surgen con respecto a tener el balón y por eso, lanzamos una pregunta: ¿qué beneficios conlleva tener la posesión de balón?

Ya es sabido por nuestros lectores que no todos los equipos están preparados para llevar a cabo este tipo de juego. Es fundamental tener una plantilla cuyos jugadores estén dotados técnicamente para poderlo ponerlo en práctica y, sobre todo, trabajarlo diariamente en las sesiones de entrenamiento.

VENTAJAS

Las ventajas con las que se encuentra el equipo que lo lleva a la práctica son múltiples y destacaremos algunas de ellas:

  • Tener el balón es sinónimo de control del juego en ese momento, por lo tanto, es el que manda en el terreno de juego y eso da al equipo estabilidad y seguridad.
  • Al tener el control, se es capaz de marcar el ritmo de juego según el momento y del resultado, ya que puedes acelerarlo o ralentizarlo en función de las preferencias.
  • Genera confianza en el jugador, lo que hace que su toma de decisión también mejore y por lo tanto, será más difícil perder el balón.
  • Genera en el oponente una situación de estrés e incertidumbre, puesto que no conocen las intenciones del rival y doblan esfuerzos para tratar de recuperarla.

TODO NO ES EL BALÓN

En este tipo de juego, también es de vital importancia aquellos movimientos que realizan sin balón los compañeros del poseedor. Como todo en el fútbol, también hay que entrenarlo para maximizar las opciones de conservación de la posesión. Mediante estos movimientos conseguiremos crear líneas de pases, espacios libres para que otro compañero lo aproveche al arrastrar al jugador de la zona con su movimiento, en definitiva, desorganizar al rival, creándole dudas y malestar en el terreno de juego.

Descripción del ejercicio

Se juega un 8vs8 + 2 comodines en el espacio determinado. Los jugadores atacantes se sitúan según sus posiciones alrededor del espacio: centrales, lateral-extremo en cada lado y delanteros. Los dos comodines actúan como mediocentros. El equipo poseedor del balón debe circular el balón de lado a lado del espacio, anotándose un punto cada vez que lo haga. No se puede pasar el balón al jugador del mismo lado del cuadrado. El equipo defensor debe robar el balón tantas veces como pueda en el tiempo definido de trabajo. Los equipos cambian tras cada repetición. Gana el equipo que más puntos consiga al final del ejercicio.

Ejercicio. Posesión – 3vs3 + 1 comodín en dos subespacios

Hoy se expone un juego de posesión que se puede llevar a cabo por todos los equipos, independientemente del nivel, ajustando las reglas de provocación y los constreñimientos. Definimos posesión como la conservación y mantenimiento del balón por parte de uno de los dos equipos, el mayor tiempo posible, llevando a cabo acciones combinativas con el objetivo principal de tener el control del juego.

Aclaramos brevemente la diferencia que existe entre el juego de posesión y el juego de posición, ya que son muchísimas las personas del mundo del fútbol que los confunden a día de hoy. El juego de posición es un estilo de juego concreto, con unas características propias y claras, mediante el cual se intenta dominar al rival teniendo la pelota usando un posicionamiento de sus jugadores definido y trabajado. Por otro lado, el juego de posesión no es ningún estilo, sino un medio con un juego elaborado y acciones combinativas con la finalidad principal de mantener la posesión del balón. Este juego de posesión tiene muchas variantes. Tanto es así, que algunos equipos lo utilizan como arma defensiva para no encajar gol, y otros como arma ofensiva para intentar marcarlo.

Tareas como las que se muestra hoy deben introducirse dentro de la planificación del equipo, porque se trabaja y mejora en las cuatro facetas del fútbol: tácticamente, con los movimientos del jugador como apoyos, desmarques, etc.; técnicamente, a través de pases, controles, etc.; psicológicamente, por los estados de ánimos que provoca tanto en los jugadores que tienen el balón como en los que no lo tienen; y, por último, en el aspecto físico, debido a los esfuerzos que realizan cuando tienen o no la posesión del balón.

El ejercicio de esta semana es fácil de entender, fácil de montar y a la vez, bastante completa como se podrá apreciar a continuación.

Descripción del ejercicio

Se juega un 3vs3 + 1 comodín en cada uno de los subespacios del espacio delimitado. Cada uno de los comodines permanece siempre en el mismo subespacio. Uno de los equipos empieza con la posesión. Debe dar 4 pases antes de enviar el balón al subespacio contiguo. Cuando se produzca el envío, todos los jugadores (excepto el comodín) cambian de subespacio. Si el equipo defensor roba el balón, debe pasarlo al otro subespacio para comenzar el ciclo. Se juega a dos toques. Cada dos cambios consecutivos de un equipo se consigue 1 punto. Gana el equipo que más puntos consiga al final del ejercicio. Se recomienda cambiar los comodines tras cada repetición.

Ejercicio. Circuito técnico con finalización. Circulación + Apertura + Centro y remate

Esta semana nos vamos a centrar en uno de los aspectos más importante del futbolista, la técnica, definiéndola como, aquellas acciones que realiza y desarrolla un jugador para llegar a dominar el balón con todas las superficies de contacto que le permite el reglamento. Si estas acciones van en beneficio propio (control, conducción, etc.) se le llama técnica individual y si, por el contrario, es en beneficio del equipo se le llama técnica colectiva (pases, etc.).

Existen muchas formas de trabajar la técnica, pero hoy veremos cómo hacerlo mediante un circuito con finalización.

Un circuito es un ejercicio formado por varias estaciones o postas, donde en cada una de ellas se hará hincapié en algún aspecto técnico en concreto. Aunque se le llame circuito técnico, también se pueden trabajar paralelamente aspectos físicos incluyendo una estación de trabajo en cada posta.

En el que vamos a ver a continuación, se trabajará uno de los gestos técnicos más preciado y que más ventaja aporta al futbolista a la hora de desarrollar su juego, nos referimos al control orientado.

La técnica siempre debe trabajarse, desde que se inicia en las etapas formativas, hasta que llega al mundo profesional. No por el hecho de jugar en una liga profesional, no se mejora. La técnica debe perfeccionarse y entrenarse independientemente del nivel en el que se encuentre el jugador. 

Uno de los ejercicios técnicos que se debe practicar continuamente es, como hemos adelantado anteriormente, el control . Existen varios tipos: la parada, semiparada, el amortiguamiento, pero sin duda, el más valioso, es el control orientado.

Este gesto técnico tiene dos finalidades al mismo tiempo: por un lado, controlar, y por otro, orientar el balón utilizándose la superficie de contacto más apropiada y siempre teniendo en cuenta la siguiente acción a realizar. Para ello, primeramente se debe decidir cuál será la acción posterior para actuar en consecuencia. Esto garantiza la ventaja al que lo realiza y, además, le permite ser más eficiente, ganando el tiempo suficiente de cara a la ejecución de la acción posterior. Para realizarlo con éxito hace falta:

  • No esperar al balón, sino atacarlo, ir a por él.
  • Tener seguridad y control sobre la superficie del cuerpo que se va a utilizar.
  • No estar tensionado muscularmente, sino todo lo contrario, relajar la parte de contacto.
  • Perfilarse bien, es decir, preparar el cuerpo mediante una buena orientación, antes de hacer el control.

¿Cómo influye este gesto técnico en el juego?

Está demostrado que aquellos equipos cuyos jugadores llegan a controlar este gesto, pueden jugar a un mayor ritmo. Al jugar a mayor velocidad, se crean mayores espacios, no dando tiempo al oponente para el repliegue, las ayudas y/o las basculaciones. Como consecuencia, se facilita la fase ofensiva al equipo poseedor del balón al encontrar al equipo defensor con desajustes.

A continuación se presenta un circuito técnico con varias postas en medio campo de fútbol 11, donde se trabajará la mejora de la conducción, el control orientado, el pase y por último el disparo a portería.

Descripción

Se disponen los jugadores como indica la imagen. 

  1. El ejercicio inicia en el extremo. Este realiza una conducción en línea recta hasta llegar a unas picas altas donde realiza un zig-zag para dar un pase a continuación al jugador de la siguiente posta.
  2. El jugador de la posta 2 realiza un control orientado y da un pase al jugador de la posta 3, que le devuelve el balón y envía el balón al jugador de la posta 4.
  3. El jugador de la posta 4 inicia cuando el jugador de la posta 2 pasa al de la posta 3. Recibe el balón de 2 para centrar. 
  4. El jugador de la posta tres entra a zona de remate bordeando la pica.

Ejercicio. Ataque vs Defensa – 6vs6 para basculaciones

Todos los ejercicios que vayamos a llevar a cabo a lo largo de las sesiones de entrenamientos de nuestro equipo, deben estar vinculados de alguna manera a nuestro modelo de juego.

Todo modelo de juego debe tener recogido unos principios ofensivos y otros defensivos que lo caractericen. La tarea de hoy está enfocada al entrenamiento de un medio táctico que aplicaremos de una forma un otra según dicho modelo: las basculaciones. Se puede definir como el desplazamiento por líneas o de manera grupal de los jugadores de un equipo en el terreno de juego, orientándose hacia la zona donde el rival tiene el balón con el objetivo de reducir los espacios libres e impedir que el contrario profundice en su juego de ataque.

Existen dos tipos: las horizontales que son aquellos movimientos en sentido lateral que lleva a cabo el jugador en función del balón, y las verticales que son aquellos movimientos en sentido longitudinal también en función del balón. Al llevarlas a cabo, no solo se reducen los espacios libres, sino que también se crea superioridad numérica defensiva y dificultamos al rival la superación de líneas, obligándolo, en cierta manera, a que juegue el balón de forma horizontal o hacia atrás, y siendo más fácil la recuperación del mismo e impidiendo el progreso. Es muy importante trabajar este medio porque la sincronización y la coordinación cuando se ejecuta es fundamental, ya que cualquier desajuste puede provocar un espacio que permita al oponente generar una ocasión de gol.

No obstante, este medio táctico también presenta algunos inconvenientes. Cuando se bascula en exceso sobre una zona, por lo general, se deja mucho espacio libre en la zona contraria. Ser consciente de que el equipo rival intentará sorprender con pases largos o cambios de orientaciones ayudará a anticiparse cubriendo esos dichos espacios. La capacidad de anticipación y la concentración del jugador serán clave para que el rival no pueda sorprender.

Descripción del ejercicio

Se juega un 6vs6 en el espacio delimitado. El equipo defensor se organiza en un 4-2, al igual que el atacante (DEF+MC vs MC+EXT+DEL). El equipo atacante puede anotar gol tanto en las miniporterías laterales como en la principal. Para poder anotar en las miniporterías, el lateral correspondiente debe estar superado por el extremo. El equipo defensor deberá bascular correctamente evitando que se anoten los goles. El gol en las miniporterías laterales vale 1 punto y en la principal 2 puntos. Cuando la jugada acabe, se reanuda la acción desde el centro del campo. Los equipos se intercambian los roles tras el tiempo indicado por el entrenador/PF.

Ejercicio. Partido reducido 11×11 con ocupación en campo contrario

Con el paso de los años, el fútbol ha ido sufriendo multitud de cambios en todas las áreas que lo componen. Sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más ha evolucionado con el paso del tiempo ha sido la forma de entrenar. Aunque cada entrenador tiene su propio criterio, casi todos han ido evolucionando hacia un patrón común: que las tareas de entrenamiento que forman parte de la sesión se acerquen a las situaciones reales de juego. Y los partidos reducidos son los máximos exponentes.

Esta herramienta se puede usar tanto en fútbol de formación como en el profesional, ya que se ha demostrado que sus ventajas son muchísimas al entrar en juego todas las dimensiones que se deben trabajar en un futbolista, como las estructuras condicional, cognitiva, coordinativa, socio-afectiva, emotivo-volitiva y creativo-expresiva, que determinan en cierta medida el rendimiento de un jugador en mayor o menor plazo de tiempo. 

¿Por qué su gran utilidad a día de hoy?

Estos son algunos de los motivos por los que se recomienda usar los partidos reducidos en la sesión de entrenamiento:

  • Optimiza de forma eficiente el tiempo disponible para el entrenamiento. En la base, por la falta de terrenos de juego y la multitud de equipos con los que hay que compartirlos; y en el ámbito profesional, por la cantidad de partidos y competiciones a los que se encuentran sometidos, llegando a jugar un partido cada tres o cuatro días.
  • Se asemeja al juego real.
  • Gusta a los jugadores porque hay competición, lo que hace que el grado de motivación sea alto.
  • Se desarrolla la inteligencia de juego, es decir, el jugador resuelve los problemas que se plantean los ejecuta en el terreno de juego, ampliando su bagaje táctico y mejorando la toma de decisión.
  • Aumenta el nivel de concentración, interviniendo más en el juego que en un partido normal, y, por lo tanto, prestan mucha atención a los estímulos externos.
  • Ayuda a asimilar los conceptos del modelo de juego que el entrenador quiera implantar en su equipo, ya que a través de las variables que se introduzcan en el ejercicio, el jugador terminará automatizándolos e incorporándolos a su juego.

A continuación, se presenta una tarea de partido reducido cuyas finalidades principales son, para el equipo atacante, la ocupación del campo contrario de los jugadores dando amplitud al juego, y, para el equipo defensor, reducir la distancia entre líneas. Para evitar que el equipo se quede dividido en dos, se introducen reglas de provocación, que incentivan o penalizan la puntuación del juego.

Descripción del ejercicio

Se juega un 11vs11 en el espacio delimitado. El equipo con posesión del balón debe intentar anotar gol en la portería contraria. Los goles puntúan de la siguiente forma:

  • Si todo el equipo defensor está en campo propio y el atacante en campo contrario (excepto el portero), el gol vale 1 punto
  • Si todos los defensores están en campo propio y los atacantes no están en campo adversario, el gol no tiene validez.
  • Si todos los jugadores atacantes (excepto el portero) están en campo adversario, pero los defensores no están en su campo propio, el gol vale 2 puntos