Ejercicio. 7vs7 para desmarque de ruptura

Ya vimos semanas atrás en nuestro blog, porqué se utilizan tantos en los entrenamientos los partidos reducidos. Como recordatorio, enumeraremos sin entrar en profundidad algunas de las razones:

  • Optimización y eficiencia del tiempo disponible para entrenar.
  • Gusta a los jugadores por la gran participación de todos.
  • Motivación alta.
  • Desarrollo de la inteligencia de juego.
  • Alto grado de concentración.
  • Ayuda a que se asimile el modelo de juego del equipo.

CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DE LOS PARTIDOS REDUCIDOS

  1. Partidos muy similares a los que se llevan a cabo en la competición.
  2. Se enfrentan simultáneamente dos equipos, aunque no llega ser un partido de 11vs11.
  3. Puede haber equipos fuera para sustituir cuando se crea oportuno a los que están activos.
  4. Las zonas de puntuación suelen ser las porterías, aunque son válidas mini porterías, conos etc.
  5. Puede haber más de una zona de puntuación.
  6. Estas zonas siempre con orientación opuesta y/o enfrentadas.
  7. Se utiliza tanto la igualdad como la desigualdad numérica.
  8. Debe existir demarcaciones esenciales en cada equipo relacionado con algún sistema de juego.
  9. Se puede variar tanto el espacio como alguna norma del juego pero siempre manteniendo las características anteriores.

DESMARQUES

Como ya hemos visto otras veces, dentro de cada tarea, el entrenador puede hacer hincapié en el trabajo de algún aspecto por encima del resto. Hoy, en la tarea que se describe a continuación, lo haremos en los tipos de desmarques.

Podemos definir el desmarque como aquella acción de escapar o burlar la marca de un rival cuando nuestro equipo se encuentra en posesión del balón. Para ello, se puede crear, ocupar y aprovechar los espacios libres del terreno de juego.

TIPOS DE DESMARQUES

DE APOYO: se produce cuando el jugador se aleja de la marca, acerándose a dar apoyo al compañero que tiene el balón en ese momento.

DE RUPTURA: son aquellos en los que los atacantes se liberan del marcaje del adversario, acortando distancias con respecto a la portería contraria o sobrepasando al poseedor del balón, buscando progresar en el juego.

MIXTOS: se dan los dos anteriores, primero el de apoyo y luego ruptura o al revés.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO

Se juega un 7vs7 en el espacio determinado. El equipo defensor realiza siempre marcaje al hombre. Los jugadores se colocan con el sistema de juego que ordene el entrenador. De este modo, los desmarques que realicen los jugadores, serán acordes a los movimientos del equipo. Para que el equipo atacante pueda anotar gol, debe existir al menos un desmarque de ruptura en la jugada. Gana el equipo que más goles anote al final del ejercicio.

Ejercicio. Partido reducido 6vs6 en doble de área

Como ya hemos visto con anterioridad en este blog, si existe una herramienta común para los entrenamientos contextualizados en fútbol que sea utilizado por todos los entrenadores, esa es el partido reducido

Esta herramienta se puede usar tanto en fútbol de formación como en profesional, ya que se ha demostrado que sus ventajas son muchísimas al entrar en juego todas las dimensiones que se deben trabajar en un futbolista, como las estructuras condicionales, cognitiva, coordinativa, socio afectiva, emotivo-volitiva y creativa-expresiva que determinan, en cierta medida, el rendimiento de un jugador en mayor o menor plazo de tiempo. 

Doble área

Las tareas que se llevan a cabo en una sesión de entrenamiento no deben ser elegidas al azar, deben tener un porqué, un objetivo claro, así como saber cuándo se debe llevar a cabo. Normalmente, siempre se deben llevar a cabo en la última parte de la sesión. Cuando se viene de un partido en el que el equipo ha tenido poco ritmo, apenas se ha tirado a portería o los jugadores no han tenido mucha lucidez a la hora de decidir, se recomienda usar esta tarea al principio de la semana de entrenamiento para romper esas sensaciones negativas del anterior partido.

Qué aporta este tipo de tarea

Su objetivo principal es intentar finalizar lo antes posible desde distintas distancias y situaciones a portería para conseguir gol. Al estar trabajando en un espacio tan reducido en el que los rivales están cerca, provoca que la toma de decisión deba ser rápida, por lo que la concentración aumenta, ya que el jugador siempre debe estar en máxima alerta, tanto cuando ataca, como cuando defiende. El jugador siempre quiere ganar siempre, incluso en el entrenamiento, por lo que también se fomenta la competitividad en el grupo.

En este tipo de tarea, es muy importante la rapidez de ejecución, la velocidad de movimiento y por supuesto, el ritmo de juego, ya que, al ocurrir todo tan cerca, no puedes mostrar debilidad ni relajación en ningún momento. Por este motivo, suelen ser repeticiones de no más de 2-3 minutos. También es bueno para mejorar la comunicación entre los compañeros, ya que el espacio reducido provoca que el rival esté prácticamente encima. Además, el jugador no puede permanecer parado, por lo que debe asociarse continuamente y buscar los espacios para poder seguir con la posesión del balón.

Descripción del ejercicio

Se juega un 6vs6 en un espacio doble de área, mientras otro equipo espera fuera de la zona. Gana cada partido el equipo que antes anote 2 goles o el que más haya anotado en 2 minutos de tiempo. En caso de victoria de un equipo, el perdedor se sustituye por el que está esperando fuera. En caso de empate, sale el que más tiempo llevase jugando. Un equipo consigue 3 puntos con la victoria, 1 con el empate y 0 con la derrota. Gana el equipo que más puntos consiga al final del ejercicio.

¡Seguimos trabajando!

Ejercicio. 8vs8 + 2 comodines con cambio de orientación

En nuestro blog, volvemos a ver una tarea de partido reducido. Semanas atrás, analizamos el porqué de su gran utilidad y cómo, dentro de estas tareas, se pueden trabajar los principios tanto ofensivos como defensivos de nuestro modelo de juego. Hoy nos vamos a centrar en otro de los principios ofensivos utilizados por los entrenadores: el cambio de orientación.

Se define el cambio de orientación como aquellas acciones consistentes en pases o envíos largos, medios o cortos que suponen un cambio de trayectoria y de dirección del balón para alejarlo de la zona actual de juego, llevándolo  a una zona que no espera tu rival y, de esta manera, poderlo sorprender. El éxito de esta acción también estará relacionado con la calidad técnica del que la lleve a cabo y, por supuesto, con la velocidad que se ejecute dicha acción. Se diferencian dos tipos de cambio de orientación: el cambio de orientación directo, de un jugador a otro mediante un pase largo, y el combinado, completado tras una combinación de pases entre varios jugadores.

Las principales utilidades del cambio de orientación son: 

  • Para aprovechar los espacios libres de la banda contraria.
  • Para aprovechar los espacios que existen a la espalda, principalmente de los defensas.
  • Para provocar desajustes en las líneas defensivas a través de movimientos diagonales.
  • Para dotar de amplitud de ataque al juego ofensivo propio.

FORMAS DE CONTRARRESTARLO:

  • Con defensa en zona.
  • Provocando el fuera de juego con la línea defensiva en línea y adelantada.
  • Basculando con velocidad de un lado a otro.
  • Con temporizaciones a la hora de defender.
  • Presionando al poseedor para que se precipite y falle.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO

Se juega un 9vs9+2 comodines en el espacio determinado. Se dibujan dos carriles laterales, donde se situarán los comodines, y se divide el campo en dos mitades. Defensas y delanteros no pueden moverse de su mitad de campo, mientras que los mediocentros lo podrán hacer libremente. Igualmente, solo los laterales podrán entrar en los carriles para defender a los comodines. Para que un equipo pueda conseguir gol, ambos comodines deberán tocar el balón. Gana el equipo que mayor número de goles consiga al final del ejercicio.

Ejercicio. Partido reducido 9vs9 para amplitud de juego

Esta semana en nuestro blog, vamos a ver cómo y para qué se trabaja la amplitud ofensiva a través de una tarea de partido reducido.

Como venimos recordando a lo largo de todas las semanas, todas las tareas que se realizan con nuestro equipo, tienen que estar íntimamente relacionadas con el modelo de juego que se haya diseñado con anterioridad y, en base a esto, se tendrán que trabajar aquellos principios tanto ofensivos como defensivos que le den sentido a nuestro juego. 

Dentro de los principios ofensivos, hoy vamos a ver la amplitud, definiéndose ésta como la ocupación y aprovechamiento de las zonas exteriores del terreno de juego por parte de los jugadores de nuestro equipo, llevando el balón a dichas zonas con la finalidad de crear desajustes defensivos en el equipo rival. Estos desajustes se provocan obligándoles a abrirse y favoreciendo, de este modo, la progresión tanto por el centro como por las bandas de nuestros jugadores.

Es muy importante tener claro que la amplitud y la profundidad son dos principios que van de la mano, ya que con la primera, se puede conseguir la segunda. Por ejemplo: al forzar al equipo rival a bascular hacia la zona externa donde se encuentra el balón, se facilita la profundidad por dentro aprovechando los pasillos interiores que se van creando. Otra manera por la que se puede conseguir dicha profundidad es a través de situaciones de superioridad por banda, gracias a esa amplitud que se ha dado por parte de nuestros jugadores. Y otra sería a través de cambios de orientación a la zona débil del rival que se ha creado en la banda opuesta como fruto de la basculación a la que se ha visto sometida el rival para intentar evitar la progresión por la banda donde se encuentra el balón.

También se puede conseguir la amplitud a través de lo que se conoce como arrastre, que son movimientos de engaños que se llevan a cabo con la única finalidad de crear espacios libres que pueden llegar a ser útil para sus compañeros en acciones posteriores.

Para finalizar, y antes de pasar a la tarea de esta semana, os dejamos una frase que dijo Pep Guardiola en una entrevista cuando le preguntaron sobre qué pensaba él sobre la amplitud y la profundidad en el fútbol.

“ Si tú tienes los extremos bien abiertos, hay un espacio que es muy difícil de defender. Se crean dos o tres espacios indefendibles”.

Lo que él llama zonas indefendibles son aquellas que se generan cuando el lateral tiene que salir a por el extremo que se encuentra pegado a la banda, dejando un espacio a su espalda que suele aprovechar el equipo que ataca. Es decir, espacios interiores.

Descripción del ejercicio

Se juega un 9vs9 en el espacio delimitado. En ambas bandas se colocan dos porterías de conos. 

Un equipo puede anotar gol de dos formas posibles:

  • Pasando por la portería mediante conducción y buscando centro lateral.
  • Pasando el balón a través de la portería y recibiendo un jugador tras ella, para buscar centro lateral.

Gana el equipo que más goles anote al final del ejercicio.

Ejercicio. Partido reducido 11×11 con ocupación en campo contrario

Con el paso de los años, el fútbol ha ido sufriendo multitud de cambios en todas las áreas que lo componen. Sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más ha evolucionado con el paso del tiempo ha sido la forma de entrenar. Aunque cada entrenador tiene su propio criterio, casi todos han ido evolucionando hacia un patrón común: que las tareas de entrenamiento que forman parte de la sesión se acerquen a las situaciones reales de juego. Y los partidos reducidos son los máximos exponentes.

Esta herramienta se puede usar tanto en fútbol de formación como en el profesional, ya que se ha demostrado que sus ventajas son muchísimas al entrar en juego todas las dimensiones que se deben trabajar en un futbolista, como las estructuras condicional, cognitiva, coordinativa, socio-afectiva, emotivo-volitiva y creativo-expresiva, que determinan en cierta medida el rendimiento de un jugador en mayor o menor plazo de tiempo. 

¿Por qué su gran utilidad a día de hoy?

Estos son algunos de los motivos por los que se recomienda usar los partidos reducidos en la sesión de entrenamiento:

  • Optimiza de forma eficiente el tiempo disponible para el entrenamiento. En la base, por la falta de terrenos de juego y la multitud de equipos con los que hay que compartirlos; y en el ámbito profesional, por la cantidad de partidos y competiciones a los que se encuentran sometidos, llegando a jugar un partido cada tres o cuatro días.
  • Se asemeja al juego real.
  • Gusta a los jugadores porque hay competición, lo que hace que el grado de motivación sea alto.
  • Se desarrolla la inteligencia de juego, es decir, el jugador resuelve los problemas que se plantean los ejecuta en el terreno de juego, ampliando su bagaje táctico y mejorando la toma de decisión.
  • Aumenta el nivel de concentración, interviniendo más en el juego que en un partido normal, y, por lo tanto, prestan mucha atención a los estímulos externos.
  • Ayuda a asimilar los conceptos del modelo de juego que el entrenador quiera implantar en su equipo, ya que a través de las variables que se introduzcan en el ejercicio, el jugador terminará automatizándolos e incorporándolos a su juego.

A continuación, se presenta una tarea de partido reducido cuyas finalidades principales son, para el equipo atacante, la ocupación del campo contrario de los jugadores dando amplitud al juego, y, para el equipo defensor, reducir la distancia entre líneas. Para evitar que el equipo se quede dividido en dos, se introducen reglas de provocación, que incentivan o penalizan la puntuación del juego.

Descripción del ejercicio

Se juega un 11vs11 en el espacio delimitado. El equipo con posesión del balón debe intentar anotar gol en la portería contraria. Los goles puntúan de la siguiente forma:

  • Si todo el equipo defensor está en campo propio y el atacante en campo contrario (excepto el portero), el gol vale 1 punto
  • Si todos los defensores están en campo propio y los atacantes no están en campo adversario, el gol no tiene validez.
  • Si todos los jugadores atacantes (excepto el portero) están en campo adversario, pero los defensores no están en su campo propio, el gol vale 2 puntos