Ejercicio. Rondo 4vs2 con cambio de subespacio

Como vimos semanas atrás en este blog, el rondo se puede definir como un tipo de juego reducido basado en el mantenimiento y en la recuperación de la posesión del balón, generalmente desde una posición inicial prefijada. Con este tipo de ejercicios, se mejoran las capacidades físicas, los aspectos cognitivos al trabajarse la toma de decisión, la percepción, la capacidad de anticipación, el aspecto emocional y los aspectos técnico-tácticos, tanto a la hora de atacar, como a la hora de defender.

Con el rondo, se trabajan y se aprenden conceptos relacionados a los fundamentos individuales del juego. Y una vez aprendido, se transfieren al juego colectivo. Dentro del fundamento del juego ofensivo, los rondos pueden tener los siguientes objetivos:

  1. Mantenimiento de la posesión del balón.
  2. Progresar hacia un espacio determinado.
  3. Pasar y pedir.
  4. Pasar y moverse.
  5. Dar línea de pase.
  6. Tercer hombre.
  7. Ritmo de balón: medio- alto.
  8. Orientación corporal.

A nivel defensivo, el rondo puede tener los siguientes objetivos:

  1. Recuperar el balón.
  2. Tocar o desviar el balón para que el rival no haga un buen uso.

Los fundamentos defensivos en los rondos, siempre irán relacionado con el número de rivales que tiene el ejercicio, para poder determinar si son fundamentos defensivos del poseedor o por el contrario son de la defensa del no poseedor.

B) Dentro del fundamento del juego defensivo:

  1. Posicionamiento básico defensivo: gesto corporal y orientación del cuerpo para las interceptaciones y anticipaciones.
  2. Orientación de la marca.
  3. No pararse y mover el cuerpo en posición defensiva.
  4. Triángulo defensivo: un jugador orienta el juego para que el segundo intercepte o anticipe.

Dentro de este tipo de ejercicios, existen muchas clases, según autor y según objetivo que se pretenda conseguir. Esta semana vamos a llevar a cabo un rondo básico, introduciendo un cambio de rondo tras la pérdida de balón. Adicionalmente, un estímulo externo condicionará la atención de los jugadores atacantes.

Descripción del ejercicio

Se juegan 2 rondos 4vs2 en dos de los espacios delimitados, mientras que otros 4 jugadores esperan sin oposición. Cuando una de las parejas defensoras robe el balón, el que ejecutaba el pase y el que lo debía recibir deberán desplazarse al rondo vacío. Adicionalmente, el entrenador podrá tocar el silbato en cualquier momento, teniendo que desplazarse los jugadores a otro espacio: 1 pitido, rotación a izquierda; 2 pitidos, rotación a derecha. Los 2 últimos jugadores de los 2 grupos que más tarden ocupen el espacio, pasarán a ser defensores. 

Ejercicio. Rondo móvil 5vs3 en dos subespacios

Esta semana, volvemos a tratar uno de los ejercicios más usados en las sesiones de entrenamientos a día de hoy, el rondo. Semanas atrás, cuando vimos otra tarea sobre ellos, aprovechamos para definirlo, ver la utilidad que tienen dentro de la planificación del entrenador y cómo y cuándo usarlos, por lo que hoy, vamos a intentar darle otro enfoque a esta introducción, para seguir enriqueciéndonos con todo lo que aporta este tipo de ejercicios.

El primer punto a aclarar, es que, aunque se llamen rondos, no siempre tienen que llevarse a cabo dentro de un círculo o un único subespacio. Los rondos son considerados la evolución de los famosos triángulos holandeses, y también se pueden llevar a cabo dentro de un cuadrado, rectángulo, pentágono o cualquier otra figura geométrica que queramos, siempre que no pierda su esencia de intentar mantener la posesión de balón el mayor tiempo posible sin que el rival, normalmente en inferioridad, pueda quitárselo.

Todo ejercicio o tarea que se lleve a cabo dentro de una sesión, debe tener un porqué. Es muy importante que el rondo sirva para lograr el objetivo planteado por el entrenador y que posteriormente tenga una transferencia de lo entrenado al juego del equipo en competición.

Este tipo de ejercicios también han sufrido una evolución a lo largo del tiempo. Partimos del que se conoce como rondo básico o rondo posicional , que es aquel en el que un número de jugadores en superioridad colocados casi siempre en forma circular, de manera estática y con una posición prácticamente fija aunque puede llegar a tener algo de movilidad, intentan mantener la posesión de balón mientras un número de jugadores en inferioridad y que se colocan por dentro, intentan robarlo o que fallen en el pase y salga el balón fuera de la zona de juego.

Y luego están los rondos móviles , que son aquellos que se desplazan por diferentes subespacios, aunque se debe intentar mantener siempre tanto las dimensiones como la estructuras. A continuación vamos a llevar a cabo un rondo móvil.

Descripción del ejercicio

Se juega un rondo 5vs3 en el espacio determinado. Un equipo actúa como comodín en cada repetición, sin cambiar el rol. Los jugadores del equipo poseedor, más el equipo comodín deben dar al menos 4 pases antes de cambiar de subespacio. Cada vez que consigan una circulación completa (2 cambios) consiguen un punto. Si el equipo defensor consigue robar el balón, permutan los roles. Los jugadores del equipo comodín van cambiando sus posiciones como interior y exteriores tal y como muestra el vídeo. Gana el equipo que más puntos consiga al final de todo el ejercicio.

Ejercicio. Rondo 4vs1 y Transición para 4vs2

Esta semana traemos un ejercicio de rondo para poner en práctica con el equipo. A menudo, los entrenadores los suelen usar ¿todos conocen su verdadera utilidad?

¿Qué es el rondo?

Se define el rondo como un tipo de juego reducido basado en el mantenimiento y en la recuperación de la posesión del balón desde una posición inicial prefijada. No podemos decir a ciencia cierta quién fue el inventor del rondo, pero lo que sí se puede afirmar, sin duda de debate, es que fue Johan Cruyff quien lo puso de moda en el panorama internacional cuando se hizo cargo del FC Barcelona. 

A lo largo de los últimos años, este juego ha ido sufriendo multitud de variantes, por lo que hoy existen cientos de rondo distintos que enriquecen las sesiones diarias que prepara el entrenador. Son fundamentales en el proceso de formación y aprendizaje del jugador, ya que, gestionando las variables y las distintas situaciones del juego, se podrá ir evolucionando tanto en su contenido como en su dificultad a lo largo de su desarrollo como futbolista.

Su utilidad es bastante amplia y va a depender de los objetivos que se marquen, pero, a grandes rasgos, se emplea para mejorar las capacidades físicas; el aspecto cognitivo, ya que trabaja la toma de decisión, la percepción, la capacidad de anticipación; el aspecto emocional y aspectos técnico-tácticos, tanto ofensivos como defensivos como el control, el pase, entrada, ofrecer líneas de pases, etc.

Cuando nos planteamos cómo usarlo, debemos tener claro que es lo que pretendemos trabajar, ya que según esto, podremos ir metiendo distintas variantes partiendo de su estructura básica.

Estas variables que se modifican pueden ir enfocadas a:

  • Limitar el tiempo de participación del jugador, pudiéndose cambiar  la intensidad y el ritmo de juego así como los toques por jugador.
  • Limitar el tiempo de robo según lo que queramos enfatizar con ello, ampliar o reducir la zona de juego,
  • La posibilidad de introducir comodines para facilitar la posesión del balón.
  • Dividir el espacio en distintas zonas, para trabajar aspectos tácticos, hacerlo más dinámicos, mediante desplazamientos de los integrantes del mismo a otras zonas
  • Introducir estímulos cognitivos como no devolver al que le pasó, pasar a ciertos jugadores, pares o impares, etc.

Además, los rondos pueden servir como punto de partida para acciones posteriores como es el caso de la tarea que se muestra en este post del blog. En el ejercicio que mostramos esta semana, se parte de un rondo clásico 4vs1 y evoluciona a una situación de finalización a través de una transición. Muy importante el trabajo que se lleva a cabo de cambio de estado mental ataque-defensa, ya que en el momento que se produce el robo, los jugadores cambian de rol en función de quien haya robado.

Descripción del ejercicio

Se juegan dos rondos 4vs1 en la zona central del campo y se sitúan dos jugadores en la banda, pareja del jugador defensor. Cuando se produce el robo en el rondo, empieza la fase de transición de la tarea: defensiva para la pareja que ha perdido el balón y ofensiva para la pareja defensora y la otra que estaba en el rondo. Los nuevos defensores deben replegar hasta el borde del área para evitar el gol y los atacantes intentar anotarlo. La nueva situación es de 4vs2 para defender el centro lateral. Los equipos activarán la transición alternativamente. Tras cada repetición, cambia la pareja inicial defensora.