Entradas

Ejercicio. Partido condicionado 11vs11 con desdoblamiento

Se definen los partidos modificados como aquellas tareas en las que se modifican las normas preestablecidas, con el objetivo de provocar o reforzar algunas conductas en el jugador en unas situaciones concretas del partido. Como todo en el fútbol, los partidos condicionados o modificados pueden llegar a ser una buena herramienta de trabajo siempre que se le dé una buena utilidad.

Al trabajarlos, se busca que el equipo sepa reaccionar a diferentes situaciones de partido y que automatice ciertos mecanismos en base a unos principios que se quieren priorizar, que han quedado recogidos anteriormente en el modelo de juego idealizado del entrenador. Esto se consigue mediante los constreñimientos o reglas de provocación

Hay que tener en cuenta que el uso excesivo de reglas de provocación puede llegar a desvirtuar el juego real, por lo que tampoco se recomienda abusar de las mismas para que el jugador no pierda su capacidad de iniciativa y su creatividad. El jugador debe ser lo más autónomo posible e interpretar el juego en cada momento. Por lo tanto, hay que intentar que encuentre y reconozca la situación que está viviendo y que, aunque en un principio pueda parecer que las resuelve de forma inconsciente por su rapidez de ejecución, la realidad es que emanan de su subconsciente por tenerlas en el recuerdo, ya que las habrá entrenado o vivido con anterioridad.

Por lo tanto, los partidos condicionados ayudan en cierta medida a que el jugador automatice comportamientos  y desarrolle habilidades que ayudarán a llevar a cabo el modelo de juego preestablecido. Esto se consigue enfrentando a los jugadores en dichos partidos condicionados a diferentes variables que se pueden dar a lo largo de un partido como puede ser: limitaciones espaciales y/o temporales, un resultado favorable o desfavorable a falta de poco o mucho tiempo para finalizar el partido, encontrarse en situación de superioridad o inferioridad numérica, etc.

En esta tarea de partidos condicionados, se impondrá una condición para anotar gol relacionada con la creación de superioridad numérica en los carriles laterales: el desdoblamiento de un lateral al extremo que posibilite situaciones de 2vs1.

Descripción del ejercicio

Se juega un 11vs11 en todo el espacio de juego. Para que el equipo poseedor del balón pueda anotar gol, uno de los laterales doble al extremo. No es necesario que reciba el balón, pero sí que debe realizar el movimiento. La condición se ha de realizar cada vez que un equipo gane la posesión. Gana el equipo que más goles anote al final del ejercicio. 

Ejercicio. Partido reducido 11×11 con ocupación en campo contrario

Con el paso de los años, el fútbol ha ido sufriendo multitud de cambios en todas las áreas que lo componen. Sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más ha evolucionado con el paso del tiempo ha sido la forma de entrenar. Aunque cada entrenador tiene su propio criterio, casi todos han ido evolucionando hacia un patrón común: que las tareas de entrenamiento que forman parte de la sesión se acerquen a las situaciones reales de juego. Y los partidos reducidos son los máximos exponentes.

Esta herramienta se puede usar tanto en fútbol de formación como en el profesional, ya que se ha demostrado que sus ventajas son muchísimas al entrar en juego todas las dimensiones que se deben trabajar en un futbolista, como las estructuras condicional, cognitiva, coordinativa, socio-afectiva, emotivo-volitiva y creativo-expresiva, que determinan en cierta medida el rendimiento de un jugador en mayor o menor plazo de tiempo. 

¿Por qué su gran utilidad a día de hoy?

Estos son algunos de los motivos por los que se recomienda usar los partidos reducidos en la sesión de entrenamiento:

  • Optimiza de forma eficiente el tiempo disponible para el entrenamiento. En la base, por la falta de terrenos de juego y la multitud de equipos con los que hay que compartirlos; y en el ámbito profesional, por la cantidad de partidos y competiciones a los que se encuentran sometidos, llegando a jugar un partido cada tres o cuatro días.
  • Se asemeja al juego real.
  • Gusta a los jugadores porque hay competición, lo que hace que el grado de motivación sea alto.
  • Se desarrolla la inteligencia de juego, es decir, el jugador resuelve los problemas que se plantean los ejecuta en el terreno de juego, ampliando su bagaje táctico y mejorando la toma de decisión.
  • Aumenta el nivel de concentración, interviniendo más en el juego que en un partido normal, y, por lo tanto, prestan mucha atención a los estímulos externos.
  • Ayuda a asimilar los conceptos del modelo de juego que el entrenador quiera implantar en su equipo, ya que a través de las variables que se introduzcan en el ejercicio, el jugador terminará automatizándolos e incorporándolos a su juego.

A continuación, se presenta una tarea de partido reducido cuyas finalidades principales son, para el equipo atacante, la ocupación del campo contrario de los jugadores dando amplitud al juego, y, para el equipo defensor, reducir la distancia entre líneas. Para evitar que el equipo se quede dividido en dos, se introducen reglas de provocación, que incentivan o penalizan la puntuación del juego.

Descripción del ejercicio

Se juega un 11vs11 en el espacio delimitado. El equipo con posesión del balón debe intentar anotar gol en la portería contraria. Los goles puntúan de la siguiente forma:

  • Si todo el equipo defensor está en campo propio y el atacante en campo contrario (excepto el portero), el gol vale 1 punto
  • Si todos los defensores están en campo propio y los atacantes no están en campo adversario, el gol no tiene validez.
  • Si todos los jugadores atacantes (excepto el portero) están en campo adversario, pero los defensores no están en su campo propio, el gol vale 2 puntos