Entradas

El contraataque perfecto

En fútbol, hay muchos estilos de juego y formas de jugar. Incluso dentro de un mismo partido, dependiendo de las circunstancias que se producen en el mismo, se puede ver en un equipo diferentes estilos. Actualmente, cualquier equipo que quiera aspirar a ganar cada partido, está obligado a controlar todos los principios y estilos de juego posibles para poder competir a un alto nivel.

En contraposición al artículo de hace unas semanas que hacía referencia al juego de posesión como un referente al fútbol actual y a que todos los equipos puedan o no puedan hacerlo, esta semana se habla del contraataque como elemento sorpresa que utiliza el equipo contrario que está recibiendo ese ataque posicional.

El fútbol es un deporte de colaboración-oposición, en el que, si un equipo impone un estilo, el oponente debe tener herramientas para contrarrestar e imponer el suyo propio.
Los entrenadores, tienen la obligación de controlar y entrenar todos los aspectos del juego para utilizarlos en la competición según las situaciones que se encuentren.

Características del contraataque

El contraataque se puede definir como la acción táctica ofensiva que se lleva a cabo justo después de que el equipo haya recuperado la posesión del balón con la máxima rapidez y seguridad, llevando el balón hacia la portería contraria creando situaciones de superioridad o igualdad numérica con la posibilidad de hacer gol.

Esta forma de atacar, se puede considerar como una herramienta con grandes posibilidades de éxito ya que atacar una defensa rival que se encuentra en una situación de desequilibrio, favorecería la sorpresa.

Además, esta fase del juego permite la individualidad y creatividad del jugador una vez llega al área rival, teniendo oportunidad de marcar gol jugadores que normalmente no llegan a pisar esa zona del campo con asiduidad.

¿Qué aspectos debe tener en cuenta el jugador a la hora de ejecutar un buen contraataque? Primero, el aspecto psicológico: la capacidad de cambiar rápidamente de estado mental es importantísima y más en este momento, ya que pasa de estar defendiendo a tener que atacar de una forma muy exigente. El jugador tiene que estar convencido y comprometido en todo momento, para que la acción sea totalmente exitosa.

Segundo, el estado físico: no se puede realizar un contraataque con eficacia sino se tiene una buena condición física que permita sacar ventaja en el momento de la recuperación. Además, sino se está bien físicamente, el cerebro tampoco gestiona bien las decisiones que hay que tomar en todo momento a gran velocidad.

Tercero, el conocimiento táctico del contraataque por parte de los jugadores: los jugadores deben tener claro los principios del juego tanto de forma colectiva como individual, buscando siempre sacar ventaja en la jugada.
En este apartado es necesario tener claras varias cosas, la primera es que hay que finalizar la jugada sea como sea, con tiro o acción a balón parado a favor como puede ser un córner. Y la segunda es estar siempre muy atentos a los rechaces que provienen del portero o postes de la portería, ya que esto nos permitirá tener más oportunidades de cara a gol.

El primer pase después de la recuperación es fundamental para no perder la posesión del balón y dar ventaja al compañero que lo recibe, por lo que hay que seleccionar correctamente al receptor según la posición y características del mismo.
El manejo de la conducción del balón podría ser un factor determinante en la consecución de un buen contraataque, siempre y cuando sepamos donde hacerlo y en el momento que hay que hacerlo.

Otro pilar a tener en cuenta es el conocimiento táctico defensivo, ya no sólo para permitirnos un elevado número de recuperaciones de balón por mérito del equipo defensor o por errores del equipo atacante, sino que hay que tener en cuenta que para crear un equilibrio defensivo en el momento de ejecutar el contraataque tenemos que llevar una organización que permita estar preparado por si acaso se vuelve a producir una pérdida del equipo que está realizando el contraataque.

El cuarto aspecto a tener en cuenta es el tiempo: con un ritmo alto de juego en estas acciones juega en contra del jugador que está realizando el contraataque, por lo que se debe entrenar y mejorar la técnica individual y el control mental.

Por último, es importante establecer los carriles por los que se van a llevar a cabo los contraataques, lo que nos dará un plus de ayuda para esta acción. El número de carriles por los que entrenar no está fielmente definido, algunos entrenadores seleccionan 3 carriles y otros sin embargo, estructuran su modelo de juego con 5 carriles. Ahí está determinada la astucia del entrenador para acoplarse al nivel táctico de su equipo.

Principios básicos del contraataque

Los principales principios que se tiene que tener en cuenta a la hora de realizar un contraataque son:

  • Debe ser rápido y vertical, dando profundidad y durando más de 10-12 segundos.
  • No deben intervenir más de 3 ó 4 jugadores porque ralentizaría la acción.
  • Se debe circular de forma rápida a un ritmo alto de juego con un número corto de pases si esposible al primer toque, para imprimir velocidad a la acción y sobre todo se deben evitar errores que produzcan la pérdida.

Los ciclos del contraataque

El contraataque consta de varios ciclos durante su proceso, el primero se produce cuando se recupera la posesión de balón. Una vez se ha producido esto, se debe seleccionar bien la velocidad de ejecución y el lugar por donde va a empezar la jugada.

La segunda fase es definir si se puede realizar una conducción de balón para progresar y eliminar rivales o si la mejor opción es un primer pase a un compañero mejor situado en el terreno de juego. Si se selecciona conducir, se debe evitar que sea excesiva, ya que dará ventaja a los rivales cercanos al balón a recuperar distancia en relación al poseedor del balón. El siguiente punto es estar acertado en los pases tanto en la ejecución de los mismos como en la decisión, dando profundidad y velocidad al juego, evitando tener una pérdida.La última fase del contraataque es la de llegada al área rival y finalización. De esta forma habremos alcanzado uno de los principales objetivos, intentando realizar gol en la portería rival.

¿Qué características tienen que tener los jugadores para un buen contraataque?

Los jugadores que suelen ser importantes en este tipo de acciones son aquellos con velocidad, tanto sin balón como con balón y una buena conducción del mismo.

Que sepan leer el juego de forma rápida y eficaz, realizando desmarques de ruptura y/o de apoyo dependiendo de las necesidades de la jugada y conozcan cuales son los principios de actuación en este tipo de acciones.

Si es el jugador que recupera la posesión debe tener un buen desplazamiento de balón ya sea a corta, media o larga distancia para conectar con el compañero y seguir progresando.
Y por supuesto tener la capacidad de finalización a un ritmo alto de juego con elevado porcentaje de éxito.

Conociendo las características necesarias de los jugadores y teniendo claros cuales son los aspectos a tener en cuenta a la hora de ejecutar un contraataque perfecto mostrados en este artículo, ya podemos incluir esta acción táctica ofensiva dentro de nuestro modelo de juego, para implementarlo en nuestro equipo y ayudar así a los jugadores al conocimiento del juego, teniendo herramientas eficaces para la resolución de todas las situaciones que se producen en los partidos.