Ejercicio. Ataque vs Defensa desde el saque de banda

Una semana más, vamos a ver una tarea de ataque contra defensa. Esta vez vamos a focalizar nuestra atención en la practica y mejora de una de las acciones a balón parado que más se dan en un partido de futbol y, anecdóticamente, la que menos trabajan los entrenadores: los saques de bandas.

Se busca diseñar algún tipo de estrategia para poder engañar al rival cuando el equipo se encuentra en situación de ataque, o bien, plantear otras estrategias en este caso, de oposición, cuando el equipo se encuentre defendiendo una acción. La habilidad para generar este tipo de ventajas, así como la de combatirlas en fase defensiva, pueden llegar a resolver partidos e incluso a caracterizar a algunos equipos por el rendimiento que obtienen de este tipo de acciones. Por lo tanto, sería un error no trabajarlas desde el inicio de la pretemporada, ya que el margen para su elaboración es mucho mayor que en otras acciones del juego y su incidencia en el resultado es algo que se puede ver de manera habitual jornada tras jornada.

El fútbol evoluciona continuamente y podemos ver como su desarrollo es constante y el número de factores entrenables aumentan día a día. Aspectos como la preparación física, temas dietéticos, aspectos psicológicos, la táctica y algunos más, son algúnos de ellos que están en constante cambio. Uno de esos factores que más ha evolucionado en todo este periodo son las acciones a balón parado. Éstas, suponen una oportunidad tan válida, eficaz y espectacular como cualquier otra acción del partido.

Como hemos visto anteriormente, las acciones a balón parado que existen son:

  • Saque de centro
  • Saque de puerta
  • Saque de esquina
  • Tiros libres directos o indirectos
  • Tiro penal
  • Saque de banda.

Vamos a diferenciar si se trata de un saque de banda ofensivo, en fase de ataque, o si, por el contrario, es un saque de banda defensivo, que el equipo deberá contrarrestar.

 SAQUE DE BANDA EN ATAQUE

  • La mejor jugada puede llegar a ser sacar rápido para sorprender al rival.
  • Era balón se debe recibir siempre en movimiento y nunca en estático.
  • No acumular muchos jugadores cerca del lanzador para que exista espacio para maniobrar.
  • El lanzador debe tener claro dónde ha de enviar el balón.
  • En cada saque, se debe tener como mínimo dos soluciones para desconcertar al rival.

SAQUE DE BANDA EN FASE DEFENSIVA

  • Fijar el tipo de marcaje a realizar.
  • Evitar que devuelvan el balón al lanzador.
  • Presionar en todas las zonas del campo cuando se vaya a realizar el saque.
  • Si se realiza cerca de nuestra portería, un central siempre libre, el resto marca aunque tengan que bajar jugadores de arriba.
  • Nunca perder de vista, ni al balón, ni al oponente.
  • Realizar buenas vigilancias a los jugadores alejados, evitando el desarrollo de acciones preparadas por el otro equipo.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO

Se juega un 7vs7 en el espacio determinado. La tarea desde un saque de banda en zona de finalización a partir del jugador (1). Como se puede ver en el gráfico, se coloca un jugador (5) junto a línea de fondo para evitar el posible fuera de juego en segundas jugadas. Cuando el (1) marque la jugada, se producen tres movimientos. El jugador (4) más cercano al balón, se aleja y busca el punto de penal. El jugador (2) corre a la zona del jugador (3) y el jugador (3) corre hacia la zona del jugador (2). El lanzador decide si juega con uno u otro. Cada vez se cambia el lado del saque de banda.

Ejercicio. Ataque vs Defensa. 5vs5 + 5 con transición ofensiva

Como ya hemos visto semanas atrás en este blog, los ejercicios de ataque contra defensa suelen ser tareas de ida y vuelta que se llevan a cabo con intensidad alta. En ellos, se trabaja mucho las transiciones, ya que se cambia en décimas de segundo de atacar a defender, de desplegarse a replegarse, de tener que desmarcarse a tener que marcar a un contrario. También hemos visto que este tipo de ejercicios son vitales para poder conseguir un equipo bien organizado ya que se trabaja tanto la fase ofensiva como la fase defensiva. 

Esta semana vamos a hacer hincapié en uno de los medios tácticos defensivos más importantes dentro de cualquier modelo de juego: el repliegue.

Podemos definir este concepto como “aquellas acciones que llevan a cabo los jugadores de un equipo para tratar de reorganizarse ante la pérdida de la posesión del balón, con la intención de volver a la posición fijada de antemano en el modelo de juego”. Principalmente son movimientos de retroceso, tanto individual como colectivo.

Utilidad del repliegue

  • Ocupar los espacios para poder llevar a cabo una defensa solida.
  • Intentar que el rival no consiga un contraataque con éxito.
  • Reducir lo  máximo posible los espacios libres cercanos a nuestras portería.
  • Evitar que los rivales ocupen dichos espacios, encimándolos y marcándolos.
  • Acumular en zona defensiva un buen número de jugadores, si es en superioridad, mejor.
  • Ralentizar lo máximo la progresión del rival hacia nuestra portería.

Una cosa muy importante y que los jugadores tiene que tener claro a la hora de hacer un repliegue, es qué tipo de repliegue llevar a cabo. Este tipo de consigna la tiene que dar el entrenador para que, una vez que haya que llevarla a cabo, todos los jugadores sepan cómo actuar dentro del terreno de juego y se pueda ejecutar con éxito dicha acción.

Tipos de repliegue

  • Repliegue intensivo: Volver lo antes posible, lo más cerca a nuestra portería.
  • Repliegue hasta la marca asignada. Esta pauta la marcará el entrenador.
  • Repliegue hasta la posición inicial.
  • Repliegue mixto: La mayoría retroceden a zona defensiva mientras algunos, principalmente los jugadores de ataque, hacen presión para evitas así la progresión del rival.
  • Repliegue a posiciones. Cada jugador repliega o retrocede hasta la zona defensiva más cercana.

Objetivo principal

Como se puede ver, el objetivo principal del repliegue tras pérdida no es otro que la protección de nuestra portería, así como la rápida organización defensiva de nuestro equipo. Estructurarse de nuevo para poder desarrollar bien la siguiente fase del juego, es decir, la de la defensa organizada. El motivo de esta búsqueda de reestructuración del bloque es porque en el momento de la pérdida de balón, el contexto se vuelve desfavorable para nuestro equipo y el querer buscar la recuperación rápida, supondría un riesgo alto y además, beneficioso para el rival.

Descripción del ejercicio

Se juega un 5vs5 en el espacio determinado, mientras otro equipo espera de 5 jugadores espera preparado para la transición. El juego comienza con una posesión de balón dentro del rectángulo. Cuando el equipo defensor robe, le pasarán rápidamente el balón a los jugadores que esperan fuera y estos deben intentar finalizar rápidamente, mientras que el equipo que perdió el balón debe hacer un repliegue rápido e intentar evitar gol. Tras cada repetición, se cambian los roles de los equipos. 

Ejercicio. Ataque vs Defensa – 6vs6 para cambio ataque-defensa

Hoy, vamos a tratar de nuevo en este blog una tarea de ataque contra defensa . En este tipo de ejercicios, un equipo ataca, mientras que el otro defiende junto al portero. A lo largo del ejercicio, los roles van cambiando, según las variables y las normas que se establezcan. En cada uno de ellos, se puede dar más importancia a un aspecto que a otro, según lo que queramos entrenar más específicamente el aspecto ofensivo o el aspecto defensivo.

Este tipo de tareas, son fundamentales para conseguir equipos bien organizados. En la fase defensiva, se incide fundamentalmente en la presión, en el repliegue, qué hacer cuando recuperas el balón, etc. Mientras que en la fase ofensiva se puede incidir en la profundidad, en la amplitud de campo, en la progresión, etc.

Por tanto, es una herramienta que tiene el entrenador para poder conseguir, como se ha comentado anteriormente, un equipo organizado en cuanto a ideas y que luego se traslade claramente al campo, tanto en el aspecto ofensivo como defensivo.

Estos ejercicios suelen ser de ida y vuelta con gran intensidad, se pasa del despliegue al repliegue, de atacar a defender, de marcarse a desmarcarse, y todo a gran velocidad, por lo que la concentración del jugador debe ser máxima para evitar desajustes y despistes que acaben penalizando al equipo con algún gol en contra.

Recordemos una frase de Miroslav Djukic que decía: “no se trata de correr más, sino de estar más concentrados, si el equipo está bien situado y presiona al mismo tiempo, los recorridos son más cortos, más intensos y eficaces. Si por el contrario, el equipo está alargado, el desgaste es enorme porque corres, corres y nunca llegas “.

Por ese motivo, para que este tipo de tareas tengan un buen desarrollo, es muy importante el cambio de mentalidad, el cambio de rol rápido. Perder el balón y que el jugador se percate de que el objetivo ahora es otro, que se está en otro momento del juego, que ahora es momento de recuperar el balón y evitar encajar el gol. Este cambio de mentalidad debe ser instantáneo, teniéndolo el jugador automatizado. Y este tipo de ejercicios entrenan los factores que se están enumerando.

Se debe actuar desde el inconsciente para que dicho proceso sea lo más rápido posible. Este cambio, conlleva también que el jugador reaccione muy rápido (velocidad de reacción), ya que en ese preciso momento, se está en una situación no favorable para el equipo y cuanto más se alargue, más ventajas se ofrece al rival. En definitiva , hacer del cambio de rol un hábito a través de las repeticiones sistemáticas en el entrenamiento.

Descripción del ejercicio

Se juega un 6vs6 en el espacio determinado El equipo que ataca la portería comienza con la posesión del balón y debe anotar gol en ella. Por otro lado, el equipo defensor debe robar y salir de la zona de presión lo más rápido posible. Para anotar un punto, uno de los jugadores deberá realizar una conducción a través de la portería o recibir un pase tras ellas (pasando el balón entre los conos) en menos de 10 segundos tras el robo. Si consigue pasar el balón entre los conos del lado contrario al que se produjo el robo, el gol será doble. Gana el equipo que más goles anote al final del ejercicio.

Ejercicio. Ataque vs Defensa para presión tras pérdida

“ Si no puedo intervenir en defensa, tengo que colocarme para atacar, y si no puedo intervenir en ataque, debo colocarme para defender. La situación de defensa empieza antes de la pérdida de balón.“  (Juanma Lillo).

Esta semana volvemos a ver un ejercicio de ataque contra defensa. Como ya hemos hablado en este blog, nunca podemos perder de vista nuestro modelo de juego a la hora de diseñar las tareas y para ello, debemos tener presente aquellos principios tanto ofensivos como defensivos que queremos mejorar. Semanas atrás, nos centramos en un medio táctico defensivo: la basculación. Pues ahora, teniendo en cuenta uno de los principios generales como es impedir la progresión del balón y del rival una vez que se pierde la posesión de balón para volverlo a recuperar, vamos a centrarnos en la presión tras pérdida.

¿Qué es la presión tras pérdida?

Se puede definir como una acción conjunta y coordinada defensivamente, donde los jugadores que han perdido la posesión, van sobre los jugadores rivales que lo han recuperado, siguiendo unas pautas previamente establecidas de la manera más rápida posible. 

La conducta de esta acción es reactiva, entendiéndose por este concepto el paso de un estado de imperturbabilidad a otro estado de actuar instantáneamente en función de robar el balón o por lo menos, dificultad la progresión del rival. Para ello, es importante tener trabajada una estructura adecuada para presionar el balón.

Tampoco se puede olvidar en esta acción, el sacrificio, el compromiso, la concentración, la intensidad y la voluntad de cada uno de los jugadores que la llevan a cabo ya que el éxito va íntimamente relacionado con ello.

Dónde hacerla y particularidades de cada zona

En función de donde se lleve a cabo dicha presión, podemos hablar de presión, alta, media o baja, siempre relacionado con la distancia a la portería rival, por lo tanto, estaríamos hablando de zona de finalización, zona de creación y zona de inicio o salida de balón.

  • En zona de finalización: Es la mejor zona porque hay muchos jugadores por detrás de la línea de balón. Inconvenientes: que el poseedor salga del la primera línea de presión con un regate y realicen un ataque vertical.
  • En zona de creación: Generalmente ocasionada por un mal pase. Inconvenientes: que el rival se encuentra con mucho espacio para realizar ataque vertical. Que metan balones a la espalda de los defensas.
  • En zona de inicio: Una pérdida aquí es bastante peligroso por la cercanía a la portería: Inconvenientes: dificultad a la hora de defender acciones verticales del rival porque hay poco espacio y por otro lado, que la presión estará descordinada por parte de los jugadores que se encuentren en la zona, provocado por el poco tiempo de reacción ante dicha acción.

Objetivos principales de dicha presión: 

  • Disminuir el tiempo de la toma de decisión del rival,  acosando a los jugadores más cercano de la zona y vigilando a los más lejanos
  • Limitar y reducir los espacios  para poder recuperar antes.
  • Evitar pasillos interiores y líneas de pases para que el rival no progrese. 

Descripción del ejercicio

Se juega un 5vs5 en el espacio delimitado mientras que otro equipo de 5 jugadores espera fuera del espacio. El equipo atacante dispone de 20” para anotar gol en la portería. Si tras ese tiempo no se ha conseguido anotar, el entrenador introducirá un balón nuevo al equipo defensor para generar la transición, olvidando el anterior. El equipo hasta entonces defensor, deberá anotar en una de las dos miniporterías. Cada vez que se anote un gol, el equipo que lo ha recibido, o cada 2 minutos, el equipo que más tiempo llevase en el campo, se sustituirá por el equipo que espera fuera.

Ejercicio. Ataque vs Defensa – 6vs6 para basculaciones

Todos los ejercicios que vayamos a llevar a cabo a lo largo de las sesiones de entrenamientos de nuestro equipo, deben estar vinculados de alguna manera a nuestro modelo de juego.

Todo modelo de juego debe tener recogido unos principios ofensivos y otros defensivos que lo caractericen. La tarea de hoy está enfocada al entrenamiento de un medio táctico que aplicaremos de una forma un otra según dicho modelo: las basculaciones. Se puede definir como el desplazamiento por líneas o de manera grupal de los jugadores de un equipo en el terreno de juego, orientándose hacia la zona donde el rival tiene el balón con el objetivo de reducir los espacios libres e impedir que el contrario profundice en su juego de ataque.

Existen dos tipos: las horizontales que son aquellos movimientos en sentido lateral que lleva a cabo el jugador en función del balón, y las verticales que son aquellos movimientos en sentido longitudinal también en función del balón. Al llevarlas a cabo, no solo se reducen los espacios libres, sino que también se crea superioridad numérica defensiva y dificultamos al rival la superación de líneas, obligándolo, en cierta manera, a que juegue el balón de forma horizontal o hacia atrás, y siendo más fácil la recuperación del mismo e impidiendo el progreso. Es muy importante trabajar este medio porque la sincronización y la coordinación cuando se ejecuta es fundamental, ya que cualquier desajuste puede provocar un espacio que permita al oponente generar una ocasión de gol.

No obstante, este medio táctico también presenta algunos inconvenientes. Cuando se bascula en exceso sobre una zona, por lo general, se deja mucho espacio libre en la zona contraria. Ser consciente de que el equipo rival intentará sorprender con pases largos o cambios de orientaciones ayudará a anticiparse cubriendo esos dichos espacios. La capacidad de anticipación y la concentración del jugador serán clave para que el rival no pueda sorprender.

Descripción del ejercicio

Se juega un 6vs6 en el espacio delimitado. El equipo defensor se organiza en un 4-2, al igual que el atacante (DEF+MC vs MC+EXT+DEL). El equipo atacante puede anotar gol tanto en las miniporterías laterales como en la principal. Para poder anotar en las miniporterías, el lateral correspondiente debe estar superado por el extremo. El equipo defensor deberá bascular correctamente evitando que se anoten los goles. El gol en las miniporterías laterales vale 1 punto y en la principal 2 puntos. Cuando la jugada acabe, se reanuda la acción desde el centro del campo. Los equipos se intercambian los roles tras el tiempo indicado por el entrenador/PF.